Pronunciamiento contra la militarización del país

La militarización del país es un hecho en el sexenio de Calderón y Peña Nieto. Pero también con Zedillo y Fox. La Policía Federal Preventiva, antecedente de la Guardia Nacional un cuerpo integrado principalmente por militares, se inauguró ocupando militarmente Ciudad Universitaria el 6 de febrero de 2000. Desde aquel año y hasta el presente, las fuerzas militares, con imagen de policías, fueron claves para reprimir protestas en todo el país.

Las fuerzas armadas participaron en represiones violentas contra Atenco (2002 y 2006). Contra la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca y contra los mineros en Lázaro Cárdenas, Michoacán (2006). Ocuparon pueblos como Xoxocotla, Morelos (2008), Nochixtlán, Oaxaca (2016). Ejecutaron la toma armada y militar de las instalaciones de Luz y Fuerza del Centro en 2009 para despojar de su fuente de trabajo a los electricistas del SME. Asediaron a las comunidades Aquila, Ostula y Cherán en Michoacán. Hostigan constantemente a organizaciones populares de Guerrero como al Consejo de Ejidos y Comunidades Opositoras al Proyecto Presa La Parota, la Organización Campesina de la Sierra del Sur y tantas otras agrupaciones. Participaron en la desaparición forzada de los Campesinos Ecologistas de la Sierra de Petatlán, Guerrero. Ocupan territorios de comunidades en Chiapas como parte de una guerra contra las comunidades zapatistas desde 1994. Persiguen e intimidan a familiares que buscan a sus desaparecidos. Son responsables de la creación de grupos paramilitares que actúan contra la población. Operan subordinadas a Estados Unidos para contener personas migrantes de otros países. Han sido actores principales de diversas represiones y persecuciones contra integrantes de la Federación de Estudiantes Campesinos Socialistas de México, entre ellas el asesinato de dos normalistas de Ayotzinapa en 2012 y los ignominiosos hechos de terror en contra de los 43 estudiantes de esa misma escuela en 2014.

Las fuerzas armadas también están manchadas de sangre por ser partícipes en la Guerra contra el Narcotráfico inaugurada en 2006. Bajo el supuesto de que combaten a un enemigo interno que podría estar entre civiles han cometido infinidad de abusos en contra de la población, asesinando personas que nada tenían que ver con el narcotráfico; incluso niñas y niños en retenes y otras operaciones militares. Mientras el país se ha llenado de castrenses, la delincuencia organizada crece. Las desapariciones forzadas, las ejecuciones extrajudiciales, el desplazamiento forzado y la violencia contra migrantes centro americanos y caribeños son parte de un estado de guerra en el que están implicados delincuentes, políticos, policías y militares. Su subordinación a las fuerzas militares de Estados Unidos a través de operaciones y ejercicios conjuntos, acuerdos militares, adiestramiento y seguimiento doctrinal, constituyen un crimen de lesa patria.

El papel vergonzoso del Ejército, Fuerza Aérea y Marina viene de antes. Sus crímenes contra comunidades y movimientos sociales fue feroz en los años 90 en Guerrero, Oaxaca, Chiapas, Hidalgo, Veracruz y otros estados. Actuaron violando mujeres indígenas para imponer el terror en la población. También en las décadas anteriores, entre las que resalta su responsabilidad en la comisión de delitos de lesa humanidad en los años 70 y 80 en la llamada Guerra Sucia y bajo una guerra de contra insurgencia preventiva. Tlatelolco es el suceso de horror en que, so pretexto de acabar con un intento de asonada comunista o del imperialismo norteamericano (falsos argumentos de izquierda o derecha se usaron para justificar un crimen contra el pueblo) se masacró a cientos de personas en la Plaza de las Tres Culturas. Y antes estuvieron las ejecuciones extra judiciales a los integrantes del Grupo Popular Guerrillero en Chihuahua; en las masacres de copreros en Guerrero y de la Unión Cívico Leonesa en Guanajuato; en la represión a los movimientos de trabajadoras y trabajadores. El asesinato de Rubén Jaramillo y su familia fue perpetrado por el Ejército. Las Fuerzas Armadas no nacieron de la revolución social de principios de siglo, sino en su contra; lanzaron una guerra de exterminio contra los pueblos conformados como Ejército Libertador del Sur y contra las y los trabajadores y civiles que querían un cambio verdadero.

Hoy, el poder legislativo discute la legalización de la presencia de militares en la vida civil desde una perspectiva meramente electoral. Lo único que les interesa es posicionarse, a favor o en contra de la iniciativa presidencial de pasar la Guardia Nacional a manos de la Secretaria de la Defensa Nacional en la perspectiva de las próximas elecciones generales de 2024. El Presidente de la República, Andrés
Manuel López Obrador, que se ha encargado de tratar de limpiar la imagen de las Fuerzas Armadas diciendo que “son pueblo”, declaró que cambió de opinión sobre la permanencia del Ejército, Fuerza Aérea y Marina en la vida civil. No se trata de un simple cambio de opinión, se trata de una decisión del Presidente en contra de la voluntad popular que lo eligió, que entre otras cosas votó por él esperando que actuara para pacificar el país, frenar los mega proyectos en contra de las comunidades y acabar con la militarización. Es un acto en contra de la Constitución y del gobierno civil.

Hoy, desde diversos rincones del país, quienes día a día luchamos desde múltiples rincones por hacer de México un país con justicia, democracia, libertad, paz y dignidad, rechazamos la militarización del país, la iniciativa del Presidente, los usos que desde los políticos y empresarios le dan a un tema con meros fines electorales y la entrega desproporcionada de recursos del Estado a las fuerzas armadas.

Seguiremos denunciando los crímenes del Estado. Seguiremos buscando caminos para forjar una verdadera paz desde los pueblos. La paz con justicia y dignidad que construimos a diario cuando buscamos a nuestros seres queridos desaparecidos; defendemos el agua; luchamos contra la minería; contra la imposición de la presas hidroeléctricas, aerogeneradores y supercarreteras queatentan contra nuestros pueblos; cuando cuidamos nuestros bosques, cerros, ríos y lagos; luchamos contra el feminicidio y la violencia patriarcal.

Por ese camino, el camino de los pueblos, nuestro camino, seguiremos resistiendo y rechazando la violencia, crímenes de Estado y la militarización del país hasta que la justicia se siente entre nosotras y nosotros.

Organizaciones firmantes: Asamblea de los Pueblos Indígenas del Istmo en Defensa de la Tierra y el Territorio (APIIDTT), Asamblea Maya Múuch Xíinbal, Binigulazaa AIPIN, Asamblea Oaxaqueña en Defensa de la Tierra y el Territorio, Buscando cuerpos -Lázaro Cárdenas-Michoacán, Buscando cuerpos -Iguala-Guerrero, Buscando Cuerpos -Querétaro, Casa Tecmilco, Centro de Apoyo al Movimiento Popular Oaxaqueño, A.C., Centro Cultural Yankuik Kuikamatilistli -Xoxocotla, Morelos, Centro de Derechos Humanos – Espacios para la defensa, el florecimiento y apoyo comunitario, Centro de Derechos humanos de los pueblos del Sur de Veracruz Bety Cariño, Centro de Estudios para el Cambio en el Campo Mexicano, Colectivo Esposas y Familiares de Agentes de Seguridad Estatales Desaparecidos por Militares en Culiacán Sinaloa en 1977, Colectivo Buscando Vidas y Justicia por México, Colectivo Caminando por los Ausentes de Tamaulipas AC, Colectivo CORASON, Colectivo en Búsqueda de Verdad y Justicia- Tepic Nayarit, Colectivo Familias Unidas por Nayarit, Colectiva “Hasta Encontrarte”- Guanajuato, Colectivo padres y madres de hijos desaparecidos Culiacán- Sinaloa, Colectivo por la autonomía, Colectivo una Luz en el camino Cd.Mx., Colectivo Unidas Siempre Buscando-Veracruz, Colectivo Unidas por el dolor Culiacán- Sinaloa, Colectivo Raúl Trujillo Herrera, Colectivo Xa’aybej- Quintana Roo,Comité por la Defensa de Los Derechos Indígenas (CODEDI), Comité de Solidaridad y Derechos Humanos Mons. Romero, Comité 68 Pro Libertades Democráticas, Comité Nacional para la Defensa y Conservación de Los Chimalapas, Comité Popular y Social Tierra y Libertad de Durango, Concejo de Mujeres Autónomas, Corriente del Pueblo Sol Rojo, Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación- Sección 9, Coordinadora Nacional Plan de Ayala-Movimiento Nacional, Desarrollo Económico y Social de Los Mexicanos Indígenas A.C.- Chiapas, Espacio Estatal en Defensa del Maíz Nativo de Oaxaca, Familiares en Búsqueda María Herrera, Frente contra la militarización-Chihuahua, Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra-Atenco, Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra, Agu y Aire de Morelos-Puebla- Tlaxcala, Grupo COFAUDET, Grupo de Apoyo para el Desarrollo de las Comunidades Mixes del Estado de Oaxaca (GADECOM, A. C.), Grupo ETC-México, Grupo de Trabajo Fronteras Regionalización y
Globalización de CLACSO, Guardianes del Mar, Hijas de su maquilera madre, Iglesias por la Paz con Justicia y Dignidad, Iniciativas para el Desarrollo de la Mujer Oaxaqueña, Jóvenes ante la Emergencia Nacional, Justicia y Dignidad Veracruz, Justicia y Dignidad Orizaba, La Esperanza del Reencuentro, Maderas del Pueblo del Sureste AC, Mexicanos Unidos, Movimiento Agrario Indígena Zapatista (MAIZ), Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, Mujeres para el Diálogo, Nueva Constituyente Ciudadana Popular- Chiapas, Nueva Constituyente Ciudadana Popular- Mexicali, Organización de la Resistencia Civil «Luz y Fuerza del pueblo» -Chiapas, Organización Campesina de la Sierra del Sur (OCSS), Pastoral Social, Iglesia Anglicana de México, Plataforma Nacional de Víctimas, Plataforma de Víctimas del MPJD, Prevención, Capacitación Y Defensa Del Migrante, Proceso de Articulación de la Sierra de Santa Marta, Red en defensa del agua y la vida-Querétaro Red en defensa del agua y lavida-Querétaro, Red en Defensa del Maíz, Red Mexicana de Acción frente al Libre Comercio (RMALC), ReverdeSer Colectivo, Sección XXII CNTE-SNTE Oaxaca, Seminario Permanente de Estudios Chicanos y de Fronteras, Servicio Internacional Cristiano de Solidaridad con América Latina Oscar A. Romero (Sicsal/México), Servicios del Pueblo Mixe A. C., Servicios para una Educación Alternativa A.C., Sindicato Mexicano de Electricistas, Tribunal Internacional de Conciencia de los Pueblos en Movimiento (TICPM), Tsilinkalli Radio, Unión de Comunidades Indígenas de la Zona Norte del Istmo (UCIZONI), Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas -Oaxaca, Unión de Madres con Hijos Desaparecidos de Sinaloa de los años 70s, Unión de Organizaciones de la Sierra Juárez Oaxaca, S.C., Unidas Siempre Buscando, Uniendo Esperanzas- Colectivo de familiares en búsqueda, Unión Popular de Vendedores Ambulantes “28 de octubre”, Universidad de la Tierra- Unitierra Oaxaca, Voces unidas por la vida y la Dignidad Humana.

A título individual se suman: Aldo González Rojas, Alfonso Anaya, Alfonso Ávalos Barajas, Alejandra Jiménez Ramírez, Alejandra Pérez, Alejandro González Pérez, Alejandro Simental Casillas, Álvaro Salgado, Ángeles González, Ana Esther Ceceña, Ana María Maldonado Chávez, Andrés Hirsch, Arturo Carrasco Gómez, Armado Soto Baeza, Aurora Mora, Belem Barrera González, Bertha Vallejo, Bibiana Efigenia Mendoza Negrete, Blanca Estela Ramírez Hernández, Carlos Castro, Carmen Mendoza, Edilberto Martínez Sánchez, Edith Morales Sánchez, Eliana Acosta, Eliana García, Elisa Echeverría Trejo, Elisabeth Alejandre, Esther Deaquino Velázquez, Eunice Ahumada González, Felipe Echenique March, Francisca Urías Hermosillo, Gabriela Hernández, Gerson Quevedo Camarillo, Gilberto López y Rivas, Graciela Tapia, Guadalupe Elizabeth Villareal Rodríguez, Guillermo Gallego, Hildelisa Preciado, Irma Rosalva Ramos Campos, Irma P. Pérez, Johan Gordillo García, José Antonio Foronda Farro, José Luis Bustamante del Valle, José Navarrete Ome, Juan Carlos Julián Morales, Juan Carlos Trujillo Herrera, Julián Vázquez Guzmán, Leticia Gutiérrez, Leticia Pinzón Medina, Leonor Aída Concha, Lorena Perales Salinas, Lilia Marroquín Aguilar, Lourdes del Villar, Lourdes Millán Núñez, Magdiel Sánchez Quiroz, Margarita Montalvo Hernández, Margarita Michelle Quevedo Orozco, María Angélica Quevedo Bedolla, María Antonieta Muñoz Roa, María de Jesús Soria Aguayo, María del Carmen Dirán Ayala, María Elena López, María Elena Ramírez, María Salvadora Coronado Navarro, María Teresa Fuentes Hernández, Mariana Gómez, Maricarmen Montes, Maricela Orozco Montalvo, Martha Beatriz Vega Ruiz, Mauricio del Villar Zamacona, Mayra González Angeles, Mayra Zamaniego, Mercedes García Lara, Merle Ilina, Micaela González Heras, Miguel A. Villegas Ortega, Ninive Salas, Norberto Pérez, Norma Macarena Cedillo Nuevo, Olga Lidia Mendoza Chávez, Pamela Vázquez Moreno, Ramón Vera, Rigoberto Albores Serrano, Rosa Barranco, Rosa María Rojas García, Silvia Ribeiro, Susana Guadalupe Ayala, Teofanes Josefina Santiago Santiago, Teresa de Jesús Pérez Valderrama, Teresa Guerrero, Teresa Olvera, Teresa Vera Alvarado, Verónica Rosas Valenzuela, Yadira González Hernández, Yanet González Salazar, Yoltzi Martínez Corrales.

México, 9 de septiembre de 2022, 19 hrs.
Para su más amplia difusión.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s